Posted by paco on

Aprende a hacer conservas de melocotón en casa

Si te gusta comer natural y sano una forma de hacerlo es aprendiendo como hacer conservas en casa para que la fruta y verdura de temporada se pueda envasar y consumir durante gran parte del año. Un buen ejemplo son los melocotones en almíbar, un postre muy tradicional y que gusta prácticamente a todo el mundo.

La receta es muy sencilla, solo necesitas medio litro de agua y ciento veinticinco gramos de azúcar por cada kilo de melocotones. Estos tienes que tenerlos previamente pelados, cortados al medio y sin el hueso. Elige, a ser posible, melocotones que ya estén maduros pero que se noten duros. Estos son los mejores porque no se van a deshacer, como los que ya están demasiado maduros, pero tienen todo el sabor.

También vas a necesitar los tarros para realizar la conserva, los cuales hay que esterilizar antes de comenzar a realizar la conserva. Este proceso es muy simple, hay que ponerlos en una olla con una gran capacidad, que los cubra por completo y dejar que hiervan durante unos veinte minutos. Tienen que estar llenos de agua para que, de este modo, queden totalmente estériles por el interior. No hay que olvidar que las tapas también hay que esterilizarlas.

Preparar el almíbar es la primera de las tareas y se puede hacer mientras los botes hierven. Es tan fácil como poner a calentar el agua y el azúcar, sin dejar de revolver. Cuando comience a hervir se separa del fuego. Notarás que el agua ha ido espesando y que tiene la consistencia típica de los almíbares comprados.

Una vez que los tarros han enfriado se llenan con mitades de melocotón. Tienen que estar bastante llenos, pero sin romperse ni aplastarse la fruta. Cuanto más llenen el bote, mejor. A continuación, se añade el almíbar que completará todos los huecos. Se coloca la tapa y se cierra con fuerza.

Por último, se colocan los tarros de pie en una olla alta y se cubren con agua, se tienen que dejar hervir durante al menos veinte minutos. Transcurrido este tiempo se apaga el fuego y se deja enfriar el agua. Y viene la parte más difícil: hay que esperar al menos un mes para poder disfrutar de los sabrosos melocotones en almíbar. Pero la espera será dulce ya que mientras tanto, se podrá disfrutar de la fruta recién cogida del árbol.